Para cuando dejen de hablar de ISAGEN

Sin lugar a dudas, la noticia más importante de la semana pasada en Colombia fue la venta de ISAGEN, es por eso que no hablaré del tema.

Los emprendedores, en mi opinión, deben hablar menos de lo que pasó o pasa, y enfocarse más en aquello que no está pasando, es en esos temas donde podemos ser más valiosos. Es por eso que en medio del ruido y el río de información acerca de la venta de ISAGEN, hubo un titular que sobresalió para mí y fueron las palabras del empresario Barranquillero Christian Daes, socio principal de Tecnoglass, en entrevista con el periódico El Espectador: “Entrar a la bolsa colombiana fue más difícil que entrar a la de Nueva York”. Tecnoglass es la única empresa colombiana listada en el NASDAQ, la segunda bolsa de mayor liquidez en el mundo después del NYSE, ambas localizadas en Nueva York. Desde el pasado 6 de Enero, las acciones de esta compañía se empezaron también a negociar en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).

Entrar a la bolsa colombiana fue más difícil que entrar a la de Nueva York” . Christian Daes, socio principal de Tecnoglass

Este tipo de declaraciones, sin ser ésta la primera o la última, deben convertirse en los detonantes del debate que debiéramos estar dando en el país respecto al mercado de capitales. En Colombia, y en la mayoría de los países latinoamericanos, debemos ponernos a trabajar por un mercado de capitales que promueva el emprendimiento y la innovación, y que cuente con las herramientas que faciliten la inversión. Mientras las puertas de estos mercado estén cerradas para las pyme y los emprendedores, el potencial para generar riqueza y valor agregado en el país seguirá estancado.

“Mientras las puertas de estos mercado estén cerradas para las pyme y los emprendedores, el potencial para generar riqueza y valor agregado en el país seguirá estancado”

Los comentarios de Daes solo me hacen pensar en lo difícil y lo poco enfocado que está el mercado de capitales colombiano a la generación de riqueza. Pareciera más un mercado para la transferencia o el traspaso de riqueza entre sus participantes, que por cierto, son pocos. En mi opinión, el principal y único indicador que debemos seguir a la hora de evaluar el mercado como un ente de generación de riqueza, es la cantidad de Ofertas Pública Iniciales (Initial Public Offers o IPOs, en inglés) que se presentan durante un período en específico. Un IPO (por las siglas en inglés) es una oferta pública en donde las acciones de una compañía son ofrecidas por primera vez al mercado en general a través de una bolsa de valores. Es así como una empresa privada se convierte en una empresa pública, en donde cualquier persona puede convertirse en socio y su valor está determinado por el mercado.

“En mi opinión, el principal y único indicador que debemos seguir a la hora de evaluar el mercado como un ente de generación de riqueza, es la cantidad de Ofertas Pública Iniciales”

Todos los emprendedores que he tenido la oportunidad de conocer en Estados Unidos, tienen como una de sus metas hacer un IPO de su compañía. Si hiciéramos la misma pregunta a emprendedores en Colombia y en la mayoría de Latinoamérica, lo más probable es que pocos sepan de que se trata esto y ninguno lo tenga entre sus objetivos. Mientras que en Estados Unidos hubo 1,508 procesos de IPO entre el 2010 y el 2015 (Fuente: Renaissance Capital – IPO Center), en Colombia se me hace difícil recordar uno. Una de las razones para que esto sea así, es que el mercado local y la regulación no ofrecen esta oportunidad para nosotros los emprendedores. Además, el mercado accionario colombiano esta reservado y controlado por dos grupos económicos, por lo que los inversionistas no están acostumbrados a invertir en empresas nuevas o no tradicionales. Es así como nuestros países seguirán generando emprendedores que lo único que quieren es ser dueños, y no generadores de riqueza.

Necesitamos que los esfuerzos del país se enfoquen en la generación de IPOs, para así dinamizar el mercado de capitales y el desarrollo de los fondos de capital de riesgo. Por fin, los inversionistas de emprendimientos en etapa temprana tendrían una estrategia de salida clara, la cual les permitiría tomar los rendimientos del riesgo asumido a través de un IPO. Solo este cambio lograría la generación de capitales para los emprendimientos en todo su proceso de consolidación.

“Solo este cambio lograría la generación de capitales para los emprendimientos en todo su proceso de consolidación”

En un entorno como el planteado, empresas como Arturo Calle, Vélez, Bogota Beer Company, Bosi, entre un sin número de grandes emprendimientos colombianos, deberían estar listadas en la BVC desde hace mucho tiempo. Este tipo de empresas y el sin número de emprendimientos que se generan al año en Colombia son los que en verdad necesitamos en nuestro mercado de capitales, para así incentivar y acelerar la generación de riqueza en el país.

Señores, definitivamente necesitamos más Mark Zuckerbergs (Fundador de Facebook) y Larry Pages (Fundador de Google) en Colombia y Latinoamérica, que además de crear una gran empresa y productos, generaron riqueza alrededor de sus emprendimientos y convirtieron a todos aquellos amigos y no amigos que creyeron en ellos, en nuevos verdaderos millonarios. Todo esto, gracias a un IPO. Desafortunadamente, el debate de la semana pasada no nos llevará a esto, seguimos discutiendo alrededor de la transferencia de una riqueza existente, en vez de exigir las condiciones para la generación de una nueva riqueza.

*EL DATO

Sin títuloFoto: New York Times. Mark Zuckerberg, Dustin Moskovitz y Sean Parker en las oficinas de Facebook en Palo Alto en 2005. Al fondo de la foto los murales hechos por el artista David Choe, quien prefirió recibir acciones en vez de USD 60,000 por pintar los murales. Cuando Facebook hizo su IPO en el 2012, se hablaba que las acciones en poder de Choe tenían un valor de USD 500mn. Si eso, no es generar riqueza, entonces qué?

Manolo Paez.

Enero 18 – 2015, Washington D.C.

Anuncios