¿Eres exitoso?

El éxito es de esas cosas que todos queremos y creemos que no tenemos. Al final, para mí, es más un problema de semántica. Por esto, he querido dedicar este post a aportar a la definición del éxito.

Sin título.png
Este mes quise escribir respecto a este tema porque hace poco un amigo me compartió un post en LinkedIn de Richard Branson, fundador del grupo Virgin, acerca de cómo él medía su éxito. No solo me gustó el detalle de mi amigo, que sabe que Branson es un de los emprendedores que más sigo y admiro, sino que debo confesarles que el post me dio mucha tranquilidad, ya que de alguna manera confirmó mi visión respecto a este tema. Es de esas cosas que me pasan o que nos pasan a los emprendedores que te hacen decirte a ti mismo: “Manolo, definitivamente no estás loco”. Y es que a pesar de que cada quién puede tener visiones distintas acerca de un mismo tema, siempre es bueno compartir semejanzas con otros, ya que vuelve el camino menos vulnerable.

Es de esas cosas que me pasan o que nos pasan a los emprendedores que te hacen decirte a ti mismo: “Manolo, definitivamente no estás loco”

Soy de los que cree que el éxito se puede definir de muchas maneras, y que éste es tan relativo como personas hay en el mundo. A pesar de la relatividad del concepto, que espero compartan, me vi obligado a hacer una búsqueda en la fuente mayor: La Real Academia Española (RAE). Y lo confieso, no esperaba encontrar en esta fuente algo que apoyará mi visión, mi búsqueda fue con total escepticismo. Y para sorpresa mía, no solo conseguía el apoyo de Branson, pero curiosamente también el de la RAE.

“El éxito es tan relativo como personas hay en el mundo”

Según la RAE, éxito se puede definir como: 1. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc. 2. Buena aceptación que tiene alguien o algo. 3. Fin o terminación de un negocio o asunto. Encontrarme con la palabra “feliz” entre estas definiciones, me hizo decirme de nuevo: “Manolo, no estás loco. Y Branson, tampoco”. Pero confieso, que el hecho de que la RAE la use como adjetivo, me genera un poco de resistencia, sin embargo no profundicemos por ahora en estas especificaciones. Más bien, veamos como esto complementa lo dicho por Branson, que por cierto aún no se los he contado.

“El éxito según la RAE, es el resultado feliz de un negocio, actuación, etc.”

En el caso de Branson, el define la felicidad como el medidor de su éxito como emprendedor, y yo diría, que también como persona. No solo nombra a la felicidad como su medidor, si no que la confronta con la medición tradicional de éxito de un empresario o profesional, la cual es cuánto dinero genera o el valor de su compañía. Pero lo más significativo en mi opinión de lo que dice Branson, es que no dice que el dinero y el valor de la empresa no sea importante, si no que entiende que esto llega por añadidura, por ende, no puede ser el objetivo final. En palabras de Branson: “El hecho es que, si haces el bien y te diviertes, el dinero vendrá”.

“El hecho es que, si haces el bien y te diviertes, el dinero vendrá”. Richard Branson

No solo estoy de acuerdo con los comentarios de Branson, si no que también entiendo porqué la sociedad prefiere medir el éxito por medio del dinero generado, y no con el nivel de felicidad de una persona. El dinero no solo es más fácil de conseguir y de medir, si no que no depende de ti. Algo que dependa de ti como la felicidad, simplemente es algo que tienes que definir y medir tú. Lo relativo del concepto y lo “difícil” de medirlo, desafortunadamente hace que caigas en la trampa, dejando que la sociedad defina tu éxito.

“Lo relativo del concepto y lo “difícil” de medirlo, desafortunadamente hace que caigas en la trampa, dejando que la sociedad defina tu éxito”

Es por esto que para mí, el éxito o el nivel de felicidad, es la tranquilidad y la confianza en lo que crees. Al fin de cuentas, el verdadero valor de un emprendedor no es lograrlo, es creer que puedes lograrlo. Pero llámese al éxito felicidad, como lo dice Branson, o tranquilidad, como lo planteo yo, sigue siendo algo muy difícil de medir. De esta manera y haciendo de alguna manera referencia a los indicadores de vida que mencioné en mi post del año nuevo, es necesario sin importar cual sea tu definición de éxito, tener unos indicadores que te permitan no salirte de este estado que tanto buscamos. Si me lo permiten, quisiera compartir con ustedes los 3 indicadores que yo uso, para que de esta manera no solo busquemos tener una definición propia del éxito, si no que de alguna manera podamos medirlo. Estos son mis 3 indicadores:

  1. Mi familia: No conozco aún un emprendedor o líder exitoso, sin una vida familiar prospera.
  2. No TENER que hacer cosas: En la vida nunca deberíamos estar obligados a hacer algo. La vida es de querer, no de “tener que”. En palabras de Branson: “La vida es muy corta para hacer cosas que no te emocionan. Si no disfrutas lo que haces, entonces es tiempo de hacer algo que te haga feliz”.
  3. Hacer parte de la historia de éxito de otros: Al mundo, definitivamente venimos a reproducirnos, pero no solo como especie, si no como ideas y sueños. El éxito, la felicidad o la tranquilidad en lo que crees, es de las cosas que estamos obligados a reproducir.

“Al fin de cuentas, el verdadero valor de un emprendedor no es lograrlo, es creer que puedes lograrlo”

Si de algo estoy seguro, no es si soy exitoso o no, si no que vivimos en un mundo de personas exitosas, el problema es que ellas no se han dado cuenta aún. Y tú, ¿eres exitoso?

Manolo Paez.

Mayo 5 – 2016, Barranquilla, Colombia

__________________________________________________________

S+BD plus: Como nota parte, y antes que se me olvide contarles. Hoy, después de llevar a mi esposa al trabajo, pasé por un supermercado, curiosamente el ÉXITO, a comprar algo para mi bebé, y me encontré con un amigo. Mi amigo me dice: “Manolo, tienes pinta de sábado (Jeans, tenis y lo que yo llamo camisa “light”), ¿tú no trabajas?”, y yo le digo: “¿Acaso la que trabaja es mi ropa?. Ojalá haya entendido.

Anuncios